Gracias por tu visita

Desde el rincón para reflexionar te pedimos tu apoyo, sólo te pedimos que nos ayudes con los anuncios para poder seguir adelante con nuestro trabajo y seguir creciendo.
Un solo clic en un anuncio nos ayuda mucho para seguir adelante.
Y si te gusta el contenido danos un Like

"Un pequeño esfuerzo equivale a un gran resultado"
Gracias por tu ayuda
siguenos en facebook

ME GUSTA

martes, 16 de agosto de 2016

4 pasos para eliminar la dependencia emocional







4 pasos para eliminar la dependencia emocional

Eliminar la dependencia emocional es posible. Para ello es uno mismo el que debe tomar la decisión de cambiar para tener una mejor calidad de vida. Las personas que sufren de apego excesivo, no disfrutan de las relaciones, se enganchan en exceso y pierden su individualidad satisfactoria.

Hay más porcentaje de mujeres con este problema, aunque también hay hombres que lo sufren exactamente igual que cualquier mujer, con la desventaja de que les suele dar más vergüenza acudir a una consulta psicológica. Sienten que su hombría está en duda, cuando en realidad nada de eso tiene que ver, una autoestima baja puede acarrear este problema, independientemente del sexo de la persona.

1. Reconocer que hay un problema
Analiza. No solo existe la dependencia emocional en las relaciones de pareja, también se puede dar en amistades, compañeros, familia y personas del entorno. En general, es una situación que puede establecerse en cualquier ámbito.
A continuación, te ofrecemos un listado de situaciones y sentimientos para que evalúes si sufres este problema. Así, una persona con apego enfermizo o que tiene dependencia emocional se caracteriza por:

  • Su felicidad se centra en una sola persona, no disfruta de otra cosa que no sea estar con quien ama o aprecia.
  • Su alegría depende de cómo le tratan los demás y de lo que piensen de ella. Si se siente aceptada todo genial, pero como sienta que cae mal o que tienen mala opinión de ella, se esfuma la felicidad. Dependen en exceso de los demás para estar bien o mal.
  • Evitan a toda costa llevar la contraria para evitar enfrentamientos, le invade el temor a molestar o a ser rechazado.
  • Antepone el deseo de otros, al suyo propio, se siente como si no tuviera capacidad de decisión, su vida la manejan.
  • Solo se siente bien consigo mismo si se siente querido. Si no hay alguien a quien querer, se siente vacío, sin amor propio.
  • Le invade el miedo a menudo, miedo a perder a esa o esas personas que tanto ama o aprecia. Ese miedo le impide disfrutar como debería de las relaciones.
  • Cae fácilmente en los chantajes emocionales, no soportaría que por su culpa alguien se hiciera daño. Sacrifica su felicidad para dársela a otros.
  • Prefiere sufrir, antes que dejar a la persona a la que estás enganchado/a. No tienes la fortaleza de cortar un contacto porque tampoco siente que tiene la capacidad de salir adelante sin esa persona a la que quiere.
  • Necesitas al otro/a, sino la vida pierde total sentido.
  • El sentimiento de culpa está a menudo con ella. Siente que es el responsable de la felicidad de los demás, ya sea su pareja, familia, amistades, etc. Se siente con la obligación de contentar a los demás y si no lo hace se siente culpable.
  • Quiere tener el control de toda su vida, para tener la seguridad de que no le perderá. Se convierte en una especie de espía para seguir incluso las conversaciones que tiene con otras personas. Se obsesiona un poco con esa persona, deja de vivir su vida para seguir la del otro.
  • La persona está tanto en el centro de su vida, que sus amistades y demás pierden importancia para ella. Hay tendencia de aislamiento social, sólo le apetece estar con esa persona, y cuanto más tiempo diario mejor.
  • La relación genera ansiedad. La persona nunca está contenta porque quiere más, y sobre todo teme que la dejen, lo cual sería una catástrofe porque no se imagina la vida sin esa persona.


A cualquiera nos gustaría tener a alguien especial en nuestra vida, lo que diferencia a una persona no dependiente, es que cuando están solo/as pueden tener momentos de melancolía, pero eso no les detiene para seguir disfrutando de otras facetas de su vida. La persona con dependencia emocional necesita al otro para disfrutar.

En cambio la persona dependiente no puede estar sola, se deprime, su autoestima decae y no es capaz de disfrutar de la vida. Ha convertido la relación con el otro en una necesidad para creer sentirse bien…

2. Listado de cosas que perjudican y se hacen por amor o cariño

Una vez que ya has reconocido que tienes un problema y tienes el convencimiento de que quieres eliminar la dependencia emocional de tu vida, haz un listado de cosas que has llegado a hacer por alguien, que a ti te perjudicaban. Debes ser consciente de que una persona dependiente no se fija en su bienestar personal, prefiere contentar a la otra persona para no perderla.



Si quieres cambiar, lo primero que debes hacer es pensar en ti lo primero, que tu bienestar sea lo principal en tu vida.

¿Qué cosas tenía la otra persona que te perjudicaban?, ¿qué has hecho tú por el otro que a ti te hacía daño?, ¿has dejado de lado amistades, familia, actividades, estudios, desarrollo personal, etc..?, ¿te han tratado con el respeto que te mereces?, ¿Has hecho cosas que no están bien para no perderle?, ¿cómo ha sido tu estado emocional?, ¿sientes que has mendigado amor o afecto y has ido muy insistente detrás?

A parte de esta persona, ¿has tenido otras facetas en tu vida donde has disfrutado? Pueden ser aficiones, amistades, etc… ¿has aguantado muchas cosas negativas con tal de no perder a esa persona?

Es importante que hagas consciente el sufrimiento que has tenido por ser una persona dependiente. Piensa en todo lo negativo que te ha traído esa relación, de esta manera reforzarás tus ganas de cambiar y de eliminar la dependencia emocional.

3. Reforzar la autoestima para eliminar la dependencia emocional
El factor principal de cualquier dependencia es una autoestima baja. Hay muchas opciones para poder reforzarla, desde acudir a un profesional de la psicología hasta hacer biblioterapia. En cualquier biblioteca hay libros muy interesantes sobre la autoestima.

Haz como si tuvieras que estudiar para el colegio, infórmate todo lo que puedas sobre reforzar tu autoestima y lee los libros que te parezcan más interesantes. De todos siempre se saca algo nuevo e instructivo.


“La mayoría de miedos de ser rechazado descansan en el deseo de ser aprobados por otras personas. No bases tu autoestima en sus opiniones”

-Harvey Mackay-

4. Aprender a estar solo/a


La vida es más bonita con amor, pero éste llega sanamente cuando uno se siente bien consigo mismo. No podemos tener una relación sana si antes no nos hemos desarrollado como personas.

A todos nos gustaría tener una pareja ideal, personas a quien querer, etc… Pero una cosa es “necesitar” y otra muy diferente es “desear”. Cuando necesitas no funciona, porque si uno no se ama a sí mismo, tampoco podrá amar a los demás de una manera madura y sana.

Uno debe aprender a disfrutar de la vida sin pareja. Hay infinidad de cosas que hacer. Desarrolla tus habilidades, labra tu futuro, dedica tiempo a tus aficiones, haz amistades con gente buena, viaja, mira a tu alrededor para disfrutar de las pequeñas cosas, y sobre todo cuídate y ámate como te mereces.



La manipulación emocional invisible











La manipulación emocional invisible



Recordando un caso en el que me pidieron consejo, voy a hablar sobre la manipulación emocional invisible.

Todos conocemos formas de manipular, desde los chantajes, insultos, mal humor, etc.. Pero hay otro tipo de manipulación muy dañina, la cual es difícil de detectar en un principio, es una trampa en la que se va cayendo poco a poco…

El caso de…Llamémoslo Albert
El caso anónimo de un chico majo, inteligente, con una vida normal. Conoció a una chica estudiante de psicología. Él por aquel entonces estaba pasando por una etapa de soledad. Le quedaban pocas amistades, no le iba bien en el ámbito amoroso y tampoco tenía trabajo.

Estos factores hacen que las personas sean más vulnerables todavía a caer en las manipulaciones.

En esta chica encontró una especie de salida y apoyo incondicional. Sufrió una manipulación emocional invisible por parte de la amistad que hizo con, llamémosle Sandra, la cual tenía los conocimientos psicológicos para manipular a Albert.

No siempre las manipulaciones se hacen con mala intención, a veces, una carencia de alguien, puede hacer que necesite manipular a otro para recibir lo que necesita.

Sandra tenía problemas de depresión, por ello, quiso enganchar a Albert, para que la animara y le diera el cariño que necesitaba. Digamos que usó a Albert y lo enamoró, para así no perderlo y contar con alguien que estuviera siempre entregado a ayudarla y animarla.

Albert era un chico muy agradable, entregado, detallista y con gran capacidad empática. Todas esas virtudes querían ser captadas por Sandra, para ayudarla a salir del pozo depresivo en el que se encontraba.

Por lo que me contó, esta chica no hizo nada con mala intención, era buena persona, pero debido a su depresión necesitaba apoyarse en alguien incondicional a parte de su familia.

Técnicas que usó Sandra para ir enganchando poco a poco a Albert. La manipulación emocional invisible consta de 2 fases:

Primera fase: La captación
Lo primero que se hace es lucirse para que la otra persona inicie una pequeña admiración. Todo comienza con la fase de agradar, de tratar bien, de dar al máximo lo que la otra persona desea.

Quién no ha oído alguna vez la frase “Cuando éramos novios era todo maravilloso y justo al casarnos ya no es el mismo”.

Muchos manipulan en el noviazgo hasta que consiguen lo que quieren, después hacen el cambio de papeles del que hablaré después, porque ya sienten que tienen segura a la persona.

El manipulador sabe lo que la otra persona necesita y se lo da, a veces en exceso para que se enganche un poco a ese trato tan exageradamente agradable y atento.

Es una fase en la que el manipulador despliega todos sus encantos, se da a conocer y a veces, si se tiene la oportunidad, se posiciona en un puesto mayor al manipulado para ofrecer seguridad, amistad y apoyo incondicional. Todo con tal de ganarse la confianza y admiración del otro.







¿Qué hizo Sandra para captar a Albert? Lo primero lucirse dándose a conocer, enseñándole el buen trabajo psicológico que hacía en su vida diaria con amistades y conocidos. Le aportaba toda la información de las prácticas laborales que hacía, para posicionarse en un lugar más alto que él en cuanto a conocimientos mentales.

Aprovechó su profesión para estar más arriba y hacerle ver a Albert que al tener su amistad sería muy afortunado y podría consultarle cualquier cosa en cualquier momento.

Después lo siguiente sería conocer bien el mundo emocional de Albert y sobretodo sus puntos débiles y las carencias que tenía, para así ofrecerle justamente el apoyo que necesitaba.

Recibía continuamente halagos y gran refuerzo positivo, además el contacto era muy seguido, a diario, de esta manera lo que viviera en su vida cotidiana no tendría más peso que la relación amistosa contínua que tenía con ella.

Se le llama manipulación emocional invisible porque la manipulación no se percibe, ya que, inicialmente, todo en la relación es positivo.

La clave para detectarlo, estaría en los excesos. Alguien te puede apreciar, tener cariño, incluso admirarte, pero dentro de una normalidad. Cuando es en exceso debes preguntarte por qué te admiran tanto, si es por un intento de manipulación o porque la otra persona tiene una autoestima muy baja y te está idealizando.

En el proceso de manipulado, todo tendrá mayor incidencia si además la persona aprovecha una profesión (en el caso de que tenga una profesión que capte el interés y coincida en algo que le interesa y gusta a la persona manipulada).

Por ejemplo, una persona obesa es más fácil que se enamore de un nutricionista que le ofrezca ayuda, porque admirará esa profesión ya que necesita adelgazar.

Si tenemos una carencia que otro posee, acelerará la admiración y cariño. También una persona insegura que conozca a algún psicólogo y le ayude amistosamente gratuitamente, o por ejemplo, alguien que no goce de buena salud y se le den mal los deportes, seguro admirará a los deportistas fuertes y habilidosos.

Cuando sentimos que tenemos una carencia, admiramos a los que poseen lo que nos falta. Si alguien aprovecha esa habilidad de la que carece el otro y se ofrece a ayudar gratuitamente, acelerará el proceso de enamoramiento porque se posicionará en un escalón mayor desde donde adquirirá más poder emocional.

Segunda fase: Cambio de papeles
Una vez el manipulador ya ve que tiene la confianza total, el cariño, amor, enganche del otro, pasa a la siguiente fase de cambio de papeles. Si antes era el ayudador que daba apoyo y seguridad al otro, ahora pasará a ser la víctima.

Ya ha proyectado en el otro lo que justamente quería recibir, y como la otra persona ya le quiere, hará lo que sea por ayudarle. Una vez el cariño o amor está activado, el manipulador ya tiene las riendas.

¿Cómo aplicó Sandra el cambio de papeles? Al principio Sandra sólo contaba cosas positivas sobre su persona, sólo se lucía y se dedicaba a apoyar, admirar y halagar a Albert.

Pero después empezó a contar sus problemas y a hacerse la víctima de lo resentida que estaba su salud debido a su depresión. Albert, ya enamorado de ella, se volcó al 100% en ayudarla y animarla.

Una vez se produce el cambio de papeles, baja la atención, el cariño y apoyo que se recibía inicialmente. Ahora es la otra persona la que va detrás incondicionalmente.

Sandra convirtió a Albert en su paño de lágrimas, en el que la escuchaba y apoyaba todo lo que hiciera falta.
Normalmente la persona se da cuenta de que está metida en un problema, cuando siente que en la primera fase era muy feliz relacionándose con esa persona, pero al pasar a la segunda, todo es malestar y dolor.

El manipulador puede incluso ignorar a la persona para engancharla más, sabiendo que ya la tiene captada, aparece y desaparece a su antojo porque sabe que haga lo que haga ya tiene a la otra persona enganchada.

El manipulado se siente mal porque ya no recibe lo mismo que recibía al principio y puede incluso llegar a sentirse culpable por haber hecho algo inapropiado que lo ha estropeado todo.

No encuentra explicación a lo que sucede, no se da cuenta de que le han manipulado y ya no está en la primera fase que era la positiva.

Incluso se puede convertir en una dependencia emocional si la persona no se aleja del manipulador en cuanto siente que la relación ya le produce infelicidad y malestar.

Se suelen engañar a sí mismos creyendo que todo volverá a arreglarse, volviendo a la fase inicial, pero lo cierto es que lo único que puede conseguir la persona manipulada, es entrar en un círculo vicioso de intentos de arreglar las cosas, donde el otro no pone de su parte y ya no se comporta como al principio.

Escucha a tus emociones

Las emociones hablan por sí solas. Si tus emociones son negativas, es que la relación no es sana. Hay situaciones donde la razón no puede llegar porque no podemos meternos en la mente de otros para saber lo que piensan y por qué actúan de ciertas maneras.

Pero donde la razón no llega, siempre están tus emociones que serán las que nunca te engañen. Siempre que hay manipulaciones o relaciones insanas de cualquier tipo, la persona experimenta malestar y emociones negativas.

Muchos manipuladores intentan hacer sentir culpables a las víctimas, pero no hay que culparse nunca por nada, lo más importante es tu bienestar, y si sientes emociones negativas es por algo, conviene alejarse de la persona, ya sea una relación de amistad, pareja, etc..






jueves, 11 de agosto de 2016

Las 30 señales de que tu pareja puede estar maltratándote psicológicamente





Las 30 señales de que tu pareja puede estar maltratándote psicológicamente
La lista que les entrego acerca del comportamiento de la pareja es la siguiente:

1. ¿Controla el dinero que gastas? ¿tienes que pedirle el dinero a tu pareja? ¿pides permiso a la hora de comprar algo, ya sea para ti o para la casa?

2. ¿Te dice cómo tienes que vestirte? ¿si vas de alguna manera que no le gusta se enfada contigo por ello y decides cambiarte de ropa? ¿Hay prendas que ya no te pones porque sabes que a no le gusta que vayas así y vas a tener problemas por ello?

3. ¿Se enfada si inviertes más tiempo en tus amistades o familiares del que considera necesario?

4. ¿Mantienes relaciones sexuales aunque no te apetezcan porque si no se enfada?

5. Contabiliza las veces que haces cosas que no te apetecen o con las que no estás de acuerdo para evitar una discusión.

6. ¿Controla tu móvil y tus redes sociales?

7. ¿Tienes que informarle de tus horarios?

8. ¿Le quita importancia a tus logros personales o profesionales?

9. Cuando haces algo por tu pareja, ¿te lo agradece o te hace sentir que es tu obligación?

10. ¿Organiza tu tiempo libre? ¿Sientes que en los ratos de ocio tienes que consultarle en que invertir tu tiempo?

11. ¿Cuando tienes algún problema lo minimiza con comentarios del tipo: eso no es nada, te quejas de vicio, etc.?

12. ¿Cuando se ha dado una discusión, en la mayoría de las ocasiones cedes tú aún teniendo la razón porque podría pasarse días sin hablarte y haciéndote el vacío?

13. ¿Si tiene un problema fuera del ámbito de la pareja, te hace sentir responsable de ello?

14. ¿Te hace sentir que no sabrías seguir adelante si no estuvieras a su lado?

15. ¿Te sientes culpable cuando enfermas?

16. Si estáis en público, ¿temes decir lo que opinas por si acaso te trae consecuencias con tu pareja?

17. ¿Usa el chantaje emocional a menudo para lograr sus objetivos?

18. ¿Te recuerda una y mil veces los errores que has cometido?

19. ¿Has dejado de contar tus problemas de pareja a tu entorno porque sabes que si se enterase se enfadaría?

20. ¿Temes como decirle algunas cosas porque sabes que su reacción puede ser desproporcionada?

21. ¿Notas que cuando un mismo hecho lo realiza otra persona lo valora más positivamente que si eres tú quien lo realiza?

22. ¿Te sientes incómodo/a si te mira alguien del sexo opuesto por si acaso tu pareja se diera cuenta y pudiera ser motivo de otra discusión?

23. ¿Sientes que necesitas su aprobación en cada cosa que haces, o incluso piensas?

24. ¿La manera en la que se dirige a ti ha cambiado transformándose en imperativa?

25. ¿Sientes que no puedes ser tú mismo/a cuando estás con tu pareja?

26. Ligada a la anterior, ¿sientes que aún sin que esté, cuando quieres ser tú mismo/a piensas en que tal vez le moleste y dejas de hacer las cosas que querías?

27. ¿Te trata como si fuera tu padre/madre en lugar de tu pareja?

28. ¿Las decisiones importantes las toma sin tener en cuenta tu opinión?

29. ¿Te hace dudar de tus capacidades?

30. ¿Sientes miedo?

Consecuencias del maltrato emocional y psicológico

Una vez realizada la tarea, valoro en consulta con las víctimas las consecuencias de este maltrato, que suelen ser estas:


  • Malestar físico
  • Baja autoestima
  • Pérdida de relaciones sociales llevando en muchas ocasiones al aislamiento
  • Sensación de haber dejado de ser la persona que era
  • Estrés
  • Ansiedad
  • Estado de ánimo deprimido
  • Alteraciones de los patrones de sueño 
  • Problemas en la alimentación
  • Adicción a distintos tipos de sustancias (en las que cabe destacar las benzodiacepinas y el alcohol)
  • Dejadez y descuido en el aspecto físico
  • Irritabilidad
  • Apatía
  • Sentimientos de impotencia e inutilidad
  • Indecisión
  • Inseguridad
  • Dependencia emocional
  • Ataques de ira dirigidos a otras personas
  • Inapetencia sexual
  • Sentimientos de vergüenza y culpa
  • Sensación de debilidad
  • Dificultad en la toma de decisiones
  • Culpabilidad
  • Mecanismos de afrontamiento basados en la huida
  • Sentimientos de inferioridad



Tomando conciencia para poder abandonar las dinámicas de maltrato

El primer paso para hacer frente al maltrato psicológico es saber identificar sus señales, algo difícil ya que son dinámicas no se producen de un día para otro y son señales sutiles de las que apenas nos damos cuenta. 

La intención de este artículo es poder llegar a ser concientes de ello, y si nos sentimos identificados/as poder ser capaces de romper con la dependencia emocional que nos genera.




La envidia





¿Que es la envidia?
Es, sin duda, uno de los problemas emocionales más frecuentes, la envidia suele definirse como la tristeza por el bien ajeno; un sentimiento desagradable que se produce al percibir en otro algo que se desea y que dificulta el desarrollo del que lo sufre y sus relaciones con los demás.
Se mezclan emociones de naturaleza contradictoria, como por ejemplo, el deseo de tener lo que otro tiene, la admiración por lo que otro ha conseguido, el dolor por no tenerlo, la indignación por considerar injusta la diferencia que se observa o la incertidumbre por no entender a qué se deben las diferencias que producen la envidia.
La envidia se produce como consecuencia de dos tendencias que llevan al individuo a desear lo que no tiene y a compararse con los demás.
La naturaleza destructiva de la envidia, que permite diferenciarla de la envidia sana, se refleja en que la primera origina malestar emocional; sentimiento que en lugar de ayudarle a conseguir lo que envidia, se lo dificulta.
El envidioso es incapaz de ponerse en el lugar del envidiado, para poder comprender su situación, o de sentir empatía hacia él. ¿Qué significa sentir empatía hacia alguien? Significa sentir lo que siente el otro. Y es la base de la comprensión y de la solidaridad.



La envidia se produce casi siempre hacia personas muy cercanas (familiares, amigos, vecinos y frecuentemente entre compañeros de trabajo y/o profesión).
Entre los valores más envidiados suelen encontrarse el prestigio, el reconocimiento, el estatus ocupacional, el dinero, el poder o los símbolos y las posesiones materiales.
Para que en lugar de producirse envidia surja admiración, es necesario que las cualidades que se observan en el otro no representen una amenaza para la propia valoración.
En los ambientes en los que existe una fuerte tendencia a evaluar el rendimiento de forma individualista y competitiva hay más riesgo de suscitar envidia.
Cuando estamos enfermos envidiamos a los que rebosan salud, cuando nuestra pareja hace aguas nos fijamos en las que funcionan como el primer día y cuando padecemos problemas económicos envidiamos los que nadan en la abundancia. Y cuando envejecemos a los jóvenes y cuando estamos tristes a los que llevan la sonrisa...todas estas reacciones son fruto de la envidia.




Tenenos tendencia a valorar en los demás aquello que a nosotros nos falta, pero casi nunca nos ponemos a pensar en todo lo que tenemos.


Ser realistas y confeccionar mentalmente un cuadro-diagnóstico certero de nuestra situación puede ayudarnos a no convertirnos en víctimas del catatrofismo o de la euforia. El bienestar emocional consiste en el equilibrio al que conduce conocer y asumir con serenidad y buen humor lo que somos (y tenemos) y lo que aspiramos a ser (y tener). La envidia más perniciosa es la que sentimos del hermano, del amigo, del compañero de estudios o de trabajo, y del vecino de al lado. Y ello porque sabemos que quien tenemos cerca no es forzosamente más listo ni mejor profesional que nosotros, simplemente ha aprovechado mejor sus oportunidades. No se trata de ser conformistas y abandonar cualquier planteamiento ambicioso -un grado de ambición siempre es aconsejable para superarse a si mismo-, sino de ser consecuentes y elaborar una valoración global sobre lo que somos y lo que aspiramos a ser. Y todo ello no se debe hacer sobre la base de comparaciones con los/as demás, sino partiendo de nuestras propias percepciones, sentimientos y perspectivas de futuro.
Lo peor de la envidia es que se acompaña de una frustrante impresión de que la vida pasa sin vivirla, inmersa en la monotonía o en un devenir insatisfactorio carente de retos atractivos. Vemos a otras personas felices y ello acentúa la negativa percepción de nuestra vida y de nosotros mismos. Esa es la base de la envidia en las personas que no se sienten así. Es frecuente que esta disposición de ánimo nos conduzca a evitar los contactos sociales, nos acerque al fracaso y produzca esa inseguridad tan característica de la persona envisiosa que disfrazamos de apatía, conformismo y negatividad.La inteligencia emocional es en este caso imprescindible para acertar en el diagnóstico de nuestra situación en la vida y para dar con el paquete de medidas que nos ayude a superar el estadio de la envidia y a articular las estrategias que nos acerquen a las metas previstas. Mirar al exterior y compararnos con quienes admiramos o envidiamos puede ser un buen estímulo ("¿por qué yo no puedo hacerlo?") siempre que lo hagamos positivamente (no con un espíritu de simple emulación y constructivo) extrayendo del éxito ajeno conclusiones adaptables a nuestra manera de ser, nuestras capacidades y nuestras circunstancias personales.
El discurso del envidioso es repetitivo, monocorde y compulsivo respecto de lo que envidia y de con quién compite.Pendiente de lo que tienen los demás, evita reconocer lo que tiene y nada o poco hace para sacarle partido. Su vida no gira sobre su realidad, sino sobre lo que desea conseguir y , en definitiva, sobre lo que echa en falta. La insatisfacción, la frustración y la rabia, le dominan y hacen que su vida le resulte poco grata.




De modo que en esta competencia abierta, en la que uno ambiciona ser y tener lo que es y tiene el otro, es casi natural que el envidioso busque por todos los medios la caída de su rival, impulsado por esa creencia innata de que nadie es tan capaz y perfecto como uno mismo.
En la envidia todo vale: la ley de la selva y el sálvese quien pueda. Los envidiosos, para procurar la caída de su rival: difaman, insultan, acusan y, lo que es peor, cuando ya no les queda más argumentos para hablar en contra, transforman la mentira en verdad y la verdad la convierten en basura, pues los envidiosos suelen ser como las serpientes venenosas y las navajas de doble filo.

¿Tiene efectos secundarios la envidia?La envidia aguda puede crear ansiedad, trastornos del apetito y del sueño y diversas alteraciones. Incide también en la actitud hacia la vida, moldeando unas formas de estar en relación con los otros que van desde convertirse en eterna víctima hasta la adopción de una postura defensiva que se traduce en modos irónicos, altaneros, fríos y distantes e incluso de menosprecio hacia los demás.. Los afectados colocan al objeto de sus envidias en una posición de superioridad, a una distancia inalcanzable y sufren impotencia, desánimo y complejo de inferioridad, junto con sentimientos de rabia e ira, que le mantendrán dependiente de la persona con quien compiten. En ocasiones, la envidia no se manifiesta hacia personas de nuestro entorno ni siquiera hacia individuos concretos que conocemos por los medios de comunicación, sino hacia estereotipos creados por la publicidad, la moda, el cine, las series de TV... La estima social que merecen estos héroes de la ficción provoca la envidia de quienes no sienten poco valorados, que pierden su capacidad de análisis y de darse cuenta de que no envidian las virtudes o capacidades de ese modelo de persona sino el reconocimiento social y los honores que reciben.



La vanidad






La vanidad se caracteriza por comportamientos como la arrogancia (no hay nada detrás, mucha apariencia) y deseo de ser admirado por el alto concepto de los propios méritos, su vanidad es mayor que su inteligencia, se dice con frecuencia. 
Es más, los individuos vanidosos son a veces menos inteligentes. Son personas que se vanaglorian de lo que hacen, de lo que son, de la imagen que dan; manifiestan con frecuencia engreimiento, petulancia, pedantería. 
Las personas vanidosas, por lo general, lo que intentan es engrandecerse ellas mismas para poder tranquilizar esa inseguridad que es simplemente la confirmación de que no hay nada de cierto en esa publicidad gratuita que lanzan constantemente proclamando sus virtudes. 
La vanidad está presente en nuestras vidas por doquier.







25 - La zorra y el cuervo gritón





25 - La zorra y el cuervo gritón

Un cuervo robó a unos pastores un pedazo de carne y se retiró a un árbol. 

Lo vio una zorra, y deseando apoderarse de aquella carne empezó a halagar al cuervo, elogiando sus elegantes proporciones y su gran belleza, agregando además que no había encontrado a nadie mejor dotado que él para ser el rey de las aves, pero que lo afectaba el hecho de que no tuviera voz.

El cuervo, para demostrarle a la zorra que no le faltaba la voz, soltó la carne para lanzar con orgullo fuertes gritos.

La zorra, sin perder tiempo, rápidamente cogió la carne y le dijo:

-- Amigo cuervo, si además de vanidad tuvieras entendimiento, nada más te faltaría realmente para ser el rey de las aves.


Moraleja
Cuando te adulen, es cuando con más razón debes cuidar de tus bienes.







24 - La zorra y el cuervo hambriento





24 - La zorra y el cuervo hambriento


Un flaco y  hambriento cuervo se posó en una higuera, y viendo que los higos aún estaban verdes, se quedó en el sitio a esperar a que maduraran.

Vio una zorra al hambriento cuervo eternizado en la higuera, y le preguntó qué hacía. Una vez que lo supo, le dijo:

-- Haces muy mal perdiendo el tiempo confiado a una lejana esperanza; la esperanza se llena de bellas ilusiones, mas no de comida.


Moraleja
Si tienes una necesidad inmediata, de nada te servirá pensar satisfacerla con cosas inalcanzables.








23 - La zorra y el cangrejo del mar





23 - La zorra y el cangrejo del mar

Queriendo mantener su vida solitaria, pero un poco diferente a la ya acostumbrada, salió un cangrejo del mar y se fue a vivir a la playa.

Lo vio una zorra hambrienta, y como no encontraba nada mejor para comer, corrió hacia él y lo capturó. 

Entonces el cangrejo, ya listo para ser devorado exclamó:

-- ¡ Merezco todo esto, porque siendo yo animal del mar, he querido comportarme como si fuera de la
 tierra !


Moraleja
Si intentas entrar a terrenos desconocidos, toma primero las precauciones debidas, no vayas a ser derrotado por lo que no conoces.










22 - La zorra y el hombre labrador





22 - La zorra y el hombre labrador

Había un hombre que odiaba a una zorra porque le ocasionaba algunos daños ocasionalmente.

Después de mucho intentarlo, pudo al fin cogerla, y buscando vengarse de ella, le ató a la cola una mecha empapada en aceite y le prendió fuego.

Pero un dios llevó a la zorra a los campos que cultivaba aquel hombre.

Era la época en que ya se estaba listo para la recolección del producto y el labrador siguiendo a la raposa, contempló llorando, cómo al pasar ella por sus campos, se quemaba toda su producción.


Moraleja
Procura ser comprensivo e indulgente, pues siempre sucede que el mal que generamos, tarde o temprano se regresa en contra nuestra.








21 - La zorra y la careta vacía






21 - La zorra y la careta vacía


Entró un día una zorra en la casa de un actor, y después de revisar sus utensilios, encontró entre muchas otras cosas una máscara artísticamente trabajada.

La tomó entre sus patas, la observó y se dijo:

-- ¡ Hermosa cabeza ! Pero qué lástima que no tiene sesos.


Moraleja
No te llenes de apariencias vacías.
Llénate mejor siempre de buen juicio.




martes, 9 de agosto de 2016

Con estos 20 retos serás otra persona









  1. Utiliza palabras que promuevan la felicidad. Por lo general, cuando le pregunto a alguien «¿cómo estás?», me responde algo semejante a «normal» o «más o menos». Pero un lunes por la mañana un compañero mío me dio la respuesta: «simplemente maravilloso». Esto me hizo sonreír y preguntarle qué le había pasado, y me dijo: «Pues cómo no, estoy sano, mi familia está bien, vivimos en un país libre. ¿A caso no es maravilloso?» Y la diferencia entre su vida y la mía era mínima, consistía en cómo los dos percibíamos la vida misma. Su vida no necesariamente era mejor que la de los demás pero lucía 20 veces más feliz que todos. Por lo tanto en los próximos 30 días procura usar más palabras que provoquen sonrisas.




  2. Procura probar algo nuevo todos los días. La variedad le añade sabor a la vida. Puedes ver o hacer algo un millón de veces, pero hacerlo por primera vez, sólo en una ocasión. Nuestras primeras impresiones dejan huellas en nuestra consciencia para el resto de la vida. Intenta aprender o probar algo nuevo todo el tiempo en los próximos 30 días. Puede ser cualquier cosa, de un hobby nuevo a una conversación con una persona desconocida. Y una vez que te guste, créeme, las nuevas experiencias tarde o temprano te abrirán nuevas puertas a un mundo lleno de nuevas oportunidades que pueden cambiar tu vida.




  3. Trata de hacer todos los días algún acto desinteresado. No por nada dicen: lo que siembras, cosecharás. Y cuando influyes de buena manera en la vida de alguien, al mismo tiempo estás cambiando tu propia vida también. Haz algo desinteresado, algo que hará feliz a otra persona, o al menos que lo hará menos infeliz. Te lo aseguro, será una experiencia agradable. Probablemente algo que recordarás toda tu vida. Por supuesto, tu elección aquí es infinita, pero si puedes ayudarle a alguien y no te cuesta nada, ¡hazlo!
  4. Cada día aprende y practica alguna habilidad nueva. Si puedes contar contigo mismo en cualquier situación, seguramente vivirás una vida feliz y productiva. Y para poder contar contigo, debes estar en la capacidad de saber hacer muchas cosas útiles, convertirte en un maestro en todo. Y a pesar de todos los mitos acerca de lo que un maestro de todos los oficios puede hacer, aunque dicen que es un bueno para nada, en realidad es alguien mucho más adaptado a la vida que cualquier experto en algún área estrecha. Además siempre es divertido adquirir nuevas habilidades.




  5. Cada día enséñale a alguien a hacer algo nuevo. Todos tenemos talentos innatos que pueden ayudar considerablemente a las personas que nos rodean. Lo que para ti es fácil, a los demás les puede parecer bastante difícil. Percibimos estos regalos del destino como algo otorgado, muchas veces ni entendemos que tenemos mucho que ofrecerles a los demás y por eso rara vez compartimos con ellos. Pero estos dones inestimables pueden ayudarnos a sembrar la felicidad y la voluntad de vivir alrededor de nosotros. Por lo general, ¿qué es lo que te agradecen las personas? ¿En qué piden tu ayuda? Puede ser que quieran que les ayudes con un dibujo, que les enseñes cálculo o preparar una cena deliciosa. Intenta los próximos 30 días compartir con los demás tus talentos y experiencia.
  6. Cada día dedícale al menos una hora a algo que te apasionaNo olvides lo que te gusta hacer. Puede ser cualquier cosa. Algunas personas disfrutan participar en la vida política de su ciudad, otras encuentran la consolación en la fe, otras son miembros de algunos clubes de interés; para alguien un hobby puede ser lo más importante en su vida. Todos los ejemplos mencionados tienen algo en común: todas esas personas se dedican a algo que les encanta. Y ese algo llena sus vidas de felicidad y sentido.




  7. Sé bueno con todos. Inclusive con los que se portan mal contigo. Si hablas bien con alguien que no te quiere, no significa que escondes tus sentimientos. Más bien, eres una persona adulta y sabes controlarlos. Trata a los demás con amabilidad y respeto, incluso con los que te tratan mal. Hazlo no porque sean buenas personas, sino porque tú lo eres. Intenta comportarte de esta manera los siguientes 30 días y verás cómo poco a poco se disipa el mal trato.
  8. Intenta ser positivo siempre. Las personas verdaderamente exitosas procuran ser optimistas. Cultivaron en sí mismos la habilidad de crear su propia felicidad de manera autónoma, y sienten ganas de crear. No importa en qué situación te encuentres, acuérdate: cualquier cantante exitoso antes fue un joven cualquiera que sabía ver cosas positivas en su vida. Siempre sabe que cualquier error es una oportunidad para crecer como persona y una manera de aprender algo nuevo. Los optimistas ven el mundo lleno de oportunidades infinitas, especialmente en los tiempos difíciles. Procura mirar en los próximos 30 días el lado positivo del mundo.
  9. Siempre agradece las lecciones que te ofrecen las situaciones diferentes. Es muy importante recordar que cualquier cosa que enfrentes es una lección. Cualquier persona que conozcas, cualquier cosa que te pase. Todo esto es parte de aquella enorme lección a la cual le llamamos vida. Intenta agradecer esta lección, especialmente si las cosas no te salen de la manera que quieres. Y si no te contrataron en aquel empleo con el que estabas soñando, o si tu relación sentimental no resultó ser nada serio, simplemente significa que en algún lugar más adelante te esperan opciones mejores. Y la lección que acabas de aprender es solo el primer paso para encontrar esa mejor opción. Apunta en los próximos 30 días en tu diario todas las lecciones que aprendiste de la vida.




  10. Préstale atención a tu vida y disfrútala. Cuando hace un tiempo estaba viendo la entrega de los premios Óscar, entendí que la mayor parte de los discursos pronunciados por los actores y actrices galardonados empezaba con algo así como «Esto significa tanto para mí. La vida me llevó a este momento». ¿Pero sabes cuál es la verdad? Que a cada uno de nosotros la vida nos lleva a ese momento. Piénsalo. Todo lo que has hecho en tu vida -lo bueno, lo malo, lo neutral-, todo te acercó al momento en el que te encuentras ahora. Pregúntate si estás viviendo tu vida o no. Si te pareces a la mayoría de las personas la respuesta va a ser que no. Así que intenta concentrarte un poco menos en lograr algo en el futuro y más en simplemente vivir. Acuérdate que solo vivimos en este momento. La vida está aquí y ahora. Por eso intenta en los próximos 30 días vivir tu vida como lo quieras tú.
  11. Intenta deshacerte de una cosa al día en los próximos 30 días. Cada momento de nuestras vidas vivimos rodeados de demasiada basura y las cosas que no necesitamos, sin importar dónde estamos (el trabajo, la casa o algún otro lugar). Estamos tan acostumbrados a eso que ni siquiera nos damos cuenta de cómo nos afecta. Pero si limpias la basura exterior, con eso se irá la basura interior que traes. Por eso intenta cada día escoger un objeto que no necesitas y deshacerte de él de una u otra manera. En realidad es muy sencillo aunque no te parezca al principio. Pero tarde o temprano te desharás del «síndrome de la ardilla» y tu mente, limpiada de lo que no necesitas, te lo agradecerá.




  12. Crea en estos 30 días algo nuevo. La creación de algo nuevo es una sensación incomparable. Emplear tu imaginación para crear algo con tus propias manos te hace sentir la agradable sensación de finalizar un proyecto. Aunque hay un «pero»: tienes que crear algo que realmente te guste. Si todo el día estás haciendo planes de inversiones financieras para tus clientes pero odias el proceso, no cuenta. Pero si encontraste algo que te gusta y creas algo que se relaciona a esto, podrá cambiar tu vida. Si últimamente no has creado nada solo porque no quieres, inténtalo. Libera tu creatividad. Al menos por los próximos 30 días.
  13. En los próximos 30 días no te mientas ni con una palabra. Sí, puede parecer complicado o imposible porque nos acostumbramos a decir mentiras piadosas. Pero tú puedes. Deja de engañarte a ti mismo y a los demás. Piensa buscando bien las palabras, para que las digas de corazón. Di la verdad.
  14. Despierta cada día 30 minutos antes. No para correr por las mañanas como si fueras un conejo mordido por un canguro. En estos 30 minutos puedes evitar las multas por exceso de velocidad, llegarás a tiempo a donde tengas que ir, y prevendrás más problemas innecesarios. Hazlo por este lapso de tiempo, y verifica cómo afecta tu vida.
  15. Deshazte en los próximos 30 días de 3 malas costumbres. ¿Consumes demasiada comida chatarra? ¿Juegas videojuegos demasiado seguido? ¿Peleas con tus familiares? Pues, tú mismo conoces tus malos hábitos. Escoge tres de ellos e intenta dejarlos. Punto.
  16. Procura ver la televisión no más que media hora al día. Mejor entretente con algo relacionado con el mundo real. Los mejores recuerdos nos dejan los acontecimientos agradables que nos pasan en la vida real. Así que apaga tu televisión (o la computadora si la utilizas para ver programas) y sal afuera. Ve el mundo, disfruta la naturaleza, acepta las alegrías sencillas que te puede ofrecer la vida.




  17. Proponte alguna meta que sí vale la pena y trabaja en ella al menos una hora al día. Divide tu meta grandiosa y enorme en pequeños pasos y concéntrate en dar un paso a la vez. Sí, así, despacio, paso por paso, así llegarás a la meta más rápido. Pero dar el primer paso por lo general es lo más difícil. Intenta dedicarle al menos una hora al día de tu tiempo a lo que quieres lograr. Empieza a trabajar en volver tus sueños realidad.
  18. Lee un capítulo de un buen libro cada día. Ahora que Internet nos abre la ventana a una infinidad de información, artículos, diálogos y discusiones, las personas pasan cada vez más y más tiempo leyendo en línea. Y aun así esto no puede sustituir la sabiduría de algunos libros clásicos que comparten (y seguirán compartiendo) su sapiencia de generación a generación. Los libros nos abren muchas puertas, tanto en tu mente como en tu vida. Busca en Internet una lista de libros clásicos y ve a tu biblioteca local. Después pasa los próximos 30 días leyendo al menos un capítulo al día hasta que termines de leer el libro. Luego escoge otro. Y otro. Y otro.
  19. Observa o lee cada mañana algo que te inspirará a lograr nuevas metas. A veces para llenarte de energía para el próximo día necesitas muy poco. Por lo tanto antes de salir de la casa en los próximos 30 días mira algún video para motivarte o simplemente lee algo por el estilo (citas, frases, algún cuento corto, etc.), algo que te pueda inspirar.
  20. Después de la comida, haz algo que te haga sonreír. Ve algún video en YouTube, lee tu cómic favorito o busca algunas nuevas bromas en Internet. Una risa sana estimula tu cerebro y recompensa tus reservas de energía. Y es mejor si lo haces después de comer porque es justo cuando más energía necesitas.




lunes, 8 de agosto de 2016

14 - La zorra y la pantera






14 - La zorra y la pantera

Disputaban otro día la zorra y la pantera acerca de su belleza.
La pantera alababa muy especialmente los especiales pintados de su piel.
Replicó entonces la zorra diciendo:
-- ¡Mucho más hermosa me considero yo, no por las apariencias de mi cuerpo, sino más bien por mi espíritu!


Moraleja
Las cualidades del espíritu son preferibles a las del cuerpo.



17 - La zorra y el mono disputando sobre su nobleza








17 - La zorra y el mono disputando sobre su nobleza

Viajaban por esta tierra juntos una zorra y un mono, disputando a la vez cada uno sobre su nobleza.

Mientras cada cual detallaba ampliamente sus títulos, llegaron a cierto lugar. Volvió el mono su mirada hacia un cementerio y rompió a llorar. Preguntó la zorra que le ocurría, y el mono, mostrándole unas tumbas le dijo:

-- ¡ Oh, cómo no voy a llorar cuando veo las lápidas funerarias de esos grandes héroes, mis antepasados !

-- ¡ Puedes mentir cuanto quieras -- contestó la zorra --; pues ninguno de ellos se levantará para contradecirte !


Moraleja
Sé siempre honesto en tu vida. Nunca sabrás si el vecino que te escucha sabe la verdad y corroborará o desmentirá tus palabras.



18 - La zorra y el chivo en el pozo






18 - La zorra y el chivo en el pozo

Cayó una zorra en un profundo pozo, viéndose obligada a quedar adentro por no poder alcanzar la orilla.

Llegó más tarde al mismo pozo un chivo sediento, y viendo a la zorra le preguntó si el agua era buena. Ella, ocultando su verdadero problema, se deshizo en elogios para el agua, afirmando que era excelente, e invitó al chivo a descender y probarla donde ella estaba.

Sin más pensarlo saltó el chivo al pozo, y después de saciar su sed, le preguntó a la zorra cómo harían para salir allí.

Dijo entonces la zorra:

-- Hay un modo, que sin duda es nuestra mutua salvación. Apoya tus patas delanteras contra la pared y alza bien arriba tus cuernos; luego yo subiré por tu cuerpo y una vez afuera, tiraré de tí.

Le creyó el chivo y así lo hizo con buen gusto, y la zorra trepando hábilmente por la espalda y los cuernos de su compañero, alcanzó a salir del pozo, alejándose de la orilla al instante, sin cumplir con lo prometido.

Cuando el chivo le reclamó la violación de su convenio, se volvió la zorra y le dijo:

-- ¡ Oye socio, si tuvieras tanta inteligencia como pelos en tu barba, no hubieras bajado sin pensar antes en cómo salir después !


Moraleja
Antes de comprometerte en algo, piensa primero si podrías salir de aquello, sin tomar en cuenta lo que te ofrezcan tus vecinos.





19 - La zorra con el rabo cortado





19 - La zorra con el rabo cortado

Una zorra a la cual un cepo le había cortado la cola, estaba tan avergonzada, que consideraba su vida horrorosa y humillante, por lo cual decidió que la solución sería aconsejar a las demás hermanas cortarse también la cola, para así disimular con la igualdad general, su defecto personal.

Reunió entonces a todas sus compañeras, diciéndoles que la cola no sólo era un feo agregado, sino además una carga sin razón.

Pero una de ellas tomó la palabra y dijo:

-- Oye hermana, si no fuera por tu conveniencia de ahora, ¿ nos darías en realidad este consejo ?


Moraleja
Cuídate de los que dan consejo en busca de su propio beneficio, y no por hacer realmente un bien.



20 - La zorra que nunca había visto un león






20 - La zorra que nunca había visto un león

Había una zorra que nunca había visto un león.

La puso el destino un día delante de la real fiera. Y como era la primera vez que le veía, sintió un miedo espantoso y se alejó tan rápido como pudo.

Al encontrar al león por segunda vez, aún sintió miedo, pero menos que antes, y lo observó con calma por un rato.

En fin, al verlo por tercera vez, se envalentonó lo suficiente hasta llegar a acercarse a él para entablar conversación.


Moraleja
En la medida que vayas conociendo algo, así le irás perdiendo el temor. Pero mantén siempre la distancia y prudencia adecuada.



13 - La zorra y el cocodrilo







13 - La zorra y el cocodrilo

Discutían un día la zorra y el cocodrilo sobre la nobleza de sus antepasados.

Por largo rato habló el cocodrilo acerca de la alcurnia de sus ancestros, y terminó por decir que sus padres habían llegado a ser los guardianes del gimnasio.

-- No es necesario que me lo digas -- replicó la zorra --; las cualidades de tu piel demuestran  muy bien que desde hace muchos años te dedicas a los ejercicios de gimnasia.

Moraleja
 Recuerda siempre que lo que bien se ve, no se puede ocultar con la mentira.





12 - La zorra y los racimos de uvas






12 - La zorra y los racimos de uvas

Estaba una zorra con mucha hambre, y al ver colgando de una parra unos deliciosos racimos de uvas, quiso atraparlos con su boca.

Mas no pudiendo alcanzarlos, se alejó diciéndose:

-- ¡ Ni me agradan, están tan verdes... !


Moraleja
Nunca traslades la culpa a los demás de lo que no eres capaz de alcanzar.





11 - La zorra y la serpiente




11 - La zorra y la serpiente

Se encontraba una higuera a la orilla de un camino, y una zorra vio junto a ella una serpiente dormida.

Envidiando aquel cuerpo tan largo, y pensando en que podría igualarlo, se echó la zorra a tierra al lado de la serpiente e intentó estirarse cuanto pudo. Tanto esfuerzo hizo, hasta que al fin, por vanidosa, se reventó.


Moraleja
No imites a los más grandes, si aún no tienes las condiciones para hacerlo.


16 - La zorra y el perro







16 - La zorra y el perro


Penetró una zorra en un rebaño de corderos, y arrimando a su pecho a un pequeño corderillo, fingió acariciarle.
Llegó un perro de los que cuidaban el rebaño y le preguntó:
-- ¿Qué estás haciendo ?
-- Le acaricio y juego con él -- contestó con cara de inocencia.
-- ¡ Pues suéltalo enseguida, si no quieres conocer mis mejores caricias !


 Moraleja
Al impreparado lo delatan sus actos.
Estudia y aprende con gusto y tendrás éxito en tu vida.







15 LA ZORRA Y EL MONO CORONADO REY






15 LA ZORRA Y EL MONO CORONADO REY


En una junta de animales, bailó tan bonito el mono, que ganándose la simpatía de los espectadores, fue elegido rey.
Celosa la zorra por no haber sido ella la elegida, vio un trozo de comida en un cepo y llevó allí al mono, diciéndole que había encontrado un tesoro digno  de reyes, pero que en lugar de tomarlo para llevárselo a él, lo había guardado para que fuera él personalmente quien lo cogiera, ya que era una prerrogativa real.

El mono se acercó sin más reflexión, y quedó prensado en el cepo.

Entonces la zorra, a quien el mono acusaba de tenderle aquella trampa, repuso:

-- ¡ Eres muy tonto, mono, y todavía pretendes  reinar entre todos los animales !


Moraleja
Nunca te lances a una empresa, si antes no has reflexionado sobre sus posibles éxitos o peligros.




domingo, 7 de agosto de 2016

Sabia parábola acerca de la seguridad en sí mismo.






Sabia parábola acerca de la seguridad en sí mismo.

Un día un sabio maestro recibió la visita de un joven que se dirigió a él para pedirle consejo:
— Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?
El maestro sin mirarlo, le dijo:
— Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después... y haciendo una pausa agregó: — si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.
— E... encantado, maestro— titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.
—Bien— asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y al dárselo al muchacho, agregó:
— Toma el caballo que está allá afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas. El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes, quienes lo miraban con algún interés.



Pero les bastaba el escuchar el precio del anillo; cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y solo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. Alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.
¡Cuánto hubiera deseado el joven tener esa moneda de oro! Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Triste, subió a su caballo y volvió a donde el maestro se encontraba:
— Maestro -dijo- lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera obtener dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
— Qué importante lo que has dicho, joven amigo —contestó sonriente el maestro—. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuanto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo. El joven volvió a cabalgar.
El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo:
— Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
— ¡58 MONEDAS! — exclamó el joven.
— Sí, -replicó el joyero— yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé... si la venta es urgente...
El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.

— Siéntate —dijo el maestro después de escucharlo— Tú eres como este anillo: Una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?




Fábulas cortas





1-El águila, el cuervo y el pastor
2-El águila y el escarabajo
3-El águila de ala cortada y la zorra
4-El águila y la zorra
5-El águila y la flecha
6-El águila y los gallos
7-Las zorras a la orilla del Río Meandro
8-La zorra a la que se le llenó su vientre
9-La zorra y el espino
10-La zorra y el leñador  




11-La zorra y la serpiente
12-La zorra y las uvas
13-La zorra y el cocodrilo
14-La zorra y la pantera
15-La zorra y el mono coronado rey
16-La zorra y el perro
17-La zorra y el mono disputando su nobleza
18-La zorra y el chivo en el pozo
19-La zorra con el rabo cortado
20-La zorra que nunca había visto un león
21-La zorra y la careta vacía
22-La zorra y el hombre labrador
23-La zorra y el cangrejo de mar
24-La zorra y el cuervo hambriento
25-La zorra y el cuervo gritón


PRÓXIMAMENTE
26-Las zorras, las águilas y las liebres
27-La zorra y la liebre
28-La zorra y la leona
29-La zorra y el anciano león
30-La zorra, el oso y el león
31-Las ranas y el pantano seco
32-Las ranas del pantano y del camino
33-Las ranas pidiendo rey
34-La rana que decía ser médico y la zorra
35-La rana gritona y el león
36-El león y el boyero
37-El león y los tres bueyes
38-El león y el mosquito luchador
39-El buen león rey
40-El león apresado por el labrador
41-El león enamorado de la hija del labrador
42-El león, la zorra y el ciervo
43-El león y la liebre
44-El león y el jabalí
45-El león y el delfín
46-El león, la zorra y el lobo
47-El león y el asno
48-El león y el asno presuntuoso
49-El león y el ratón
50-El león, la zorra y el asno


51-El león, Prometeo y el elefante
52-El león y el toro
53-El león y el ciervo
54-El león, la zorra y el ratón
55-Lobos y perros alistándose a luchar
56-Los lobos reconciliándose con los perros
57-Los lobos y los carneros
58-Los lobos, los carneros y el carnero padre
59-El lobo orgulloso de su sombra y el león
60-El lobo y el cordero en el arroyo
61-El lobo y el cordero en el templo
62-El lobo y la cabra
63-El lobo, la nana y el niño
64-El lobo y la grulla
65-El lobo y el caballo
66-El lobo y el asno
67-El lobo y el león
68-El lobo y el perro
69-El lobo y el pastor
70-El lobo harto y la oveja
71-El lobo herido y la oveja
72-El lobo y el labrador
73-El lobo y el perro dormido
74-El lobo y el cabrito encerrado
75-El lobo flautista y el cabrito


76-Los dos perros
77-Los perros hambrientos
78-El hombre al que mordió un perro
79-El perro y el cocinero
80-El perro de pelea y los perros sencillos
81-El perro, el gallo y la zorra
82-El perro y la almeja
83-El perro y la liebre
84-El perro y el reflejo en el río
85-El perro y el carnicero
86-El perro con campanilla
87-El perro que perseguía al león
88-El perro y la corneja
89-La corneja y el cuervo
90-La corneja con los cuervos
91-La corneja y las aves
92-La corneja y los pichones
93-La corneja fugitiva
94-El cuervo y la culebra
95-El cuervo y Hermes
96-El cuervo enfermo
97-El ruiseñor y el gavilán
98-El ruiseñor y la golondrina
99-El gallo y la comadreja
100-Los gallos y la perdiz


101-El ciervo, el manantial y el león
102-La cierva y la viña
103-La cierva en la gruta del león
104-La cierva tuerta
105-El ciervo y el cervatillo
106-El caballo viejo
107-El caballo, el buey, el perro y el hombre
108-El caballo y el palafrenero
109-El caballo y el asno
110-El caballo y el soldado
111-La mula
112-El camello que estercoló en el río
113-El camello, el elefante y el mono
114-El camello visto por primera vez
115-El camello bailarín
116-El camello y Zeus
117-La cabra y el cabrero
118-La cabra y el asno
119-Las cabras monteses y el cabrero
120-El buey y la becerra
121-Los bueyes y el eje de la carreta
122-El buey y el mosquito
123-La víbora y la zorra
124-La víbora y la lima
125-La víbora y la culebra de agua


126-El cisne tomado por ganso
127-El cisne y su dueño
128-El gato y las ratas
129-Los ratones y las comadrejas
130-El ratón campestre y el cortesano
131-El ratón y la rana
132-El milano que quiso relinchar
133-El milano y la culebra
134-El milano y la gaviota
135-El alción
136-El gallo y la joya
137-La paloma y la hormiga
138-La golondrina y el hijo pródigo
139-La gaviota, el espino y el murciélago
140-Los murciélagos y las comadrejas
141-El murciélago y el jilguero
142-El asno y la perrita faldera
143-El oso y la zorra
144-La alondra moñuda
145-Los caracoles
146-Las liebres y las ranas
147-La comadreja y la lima
148-El cerdo y los carneros
149-El atún y el delfín
150-La mosca


151-Las moscas
152-La hormiga
153-La hormiga y el escarabajo
154-Los dos escarabajos
155-Los delfines, la ballena y la caballa
156-La langosta y su madre
157-El tordo
158-El castor
159-El sol y las ranas
160-Los árboles que querían rey
161-El nogal
162-El abeto y el espino
163-La lámpara
164-La bruja
165-La esclava fea y Afrodita
166-La mujer y la gallina
167-La mujer y el marido borracho
168-La vieja y el médico
169-La viuda y las criadas
170-El adivino
171-El apicultor
172-El astrónomo
173-El semidios
174-Los dos enemigos
175-El anciano y la muerte
176-El bandido y la morera
177-El cazador miedoso y el leñador
178-El cazador de pájaros y el aspid
179-El enfermo y su doctor
180-El médico ignorante
181-El eunuco y el sacerdote
182-El hombre y el león de oro
183-El hombre y el león viajeros
184-El hombre y el sátiro
185-El hombre y la estatua
186-El estómago y los pies
187-El médico y el paciente que murió
188-El náufrago y el mar
189-Los ladrones y el gallo
190-Los leñadores y el pino
191-Los hijos desunidos del labrador
192-El carnicero y los dos jóvenes
193-Los pescadores y las piedras
194-El pescador y los peces pequeños y grandes
195-El pescador y el pececillo
196-El pescador flautista
197-El pescador revolviendo el río
198-El tocador de cítara
199-El orador Demades
200-Bóreas y el Sol


201-Los viandantes y el cuervo
202-Los viandantes y el hacha
203-Los viandantes y el oso
204-Los sacerdotes de Cibeles
205-El jardinero y el perro
206-El jardinero y las hortalizas
207-Diógenes de viaje
208-Diógenes y el calvo
209-El labrador y el águila
210-El labrador y el árbol
211-El labrador y la fortuna
212-El labrador y la serpiente  
213-El labrador y la víbora  
214-El labrador y los perros
215-El labrador y sus hijos
216-Hércules y Atenea
217-Hércules y Plutón
218-Hermes y el leñador
219-La carreta de Hermes y los malvados
220-Hermes y el escultor
221-Hermes y la tierra
222-Hermes y Tiresias
223-Zeus juez
224-Zeus y Apolo
225-Zeus y el pudor
226-Zeus y el tonel de los bienes
227-Zeus y la serpiente
228-Zeus y la tortuga
229-Zeus y la zorra
230-Zeus y las abejas
231-Zeus y los hombres
232-Zeus y los robles
233-Zeus, Prometeo, Atenas y Momo
234-Afrodita y la gata
235-Los bienes y los males
236-El canoso y sus dos pretendientes
237-El batanero y el carbonero
238-El guerrero y los cuervos
239-Las gallinas y la comadreja
240-El deudor ateniense
241-Dos hombres disputando acerca de los dioses
242-El ciego
243-El homicida
244-El embustero
245-El negro
246-El pícaro
247-El fanfarrón
248-Hércules y el boyero
249-El hombre y la hormiga
250-Zeus, los animales y los hombres


251-El mercader de estatuas
252-La mujer intratable
253-El náufrago
254-Los pescadores y el atún
255-Prometer lo imposible
256-La liebre y la tortuga
257-El viajero y su perro
258-El niño ciego y su madre
259-La granada, el manzano y el espino
260-El labrador y la cigüeña
261-El joven y el escorpión
262-El plumaje de la golondrina y el cuervo
263-El asno y la zorra encuentran al león
264-La tortuga y el águila
265-El labrador y las grullas
266-El perro en el pajar
267-La paloma sedienta
268-El avaro y el oro
269-El niño y los dulces
270-El lobo con piel de oveja
271-Los jóvenes y las ranas
272-El ciervo enfermo y sus visitantes
273-El mercader de sal y el asno
274-Los bueyes contra los carniceros
275-El niño y el gusano de ortiga
276-La lecherita
277-Los ratones poniendo el cascabel al gato
278-La viña y la cabra
279-Zeus y la mona madre
280-El joven pastor anunciando al lobo
281-Androcles y el león
282-El pastor y el joven lobo
283-El padre y sus dos hijas
284-La golondrina, la serpiente y la Corte
285-El ladrón y su madre
286-Los dos recipientes
287-El cazador y el pescador
288-La anciana y el recipiente de vino
289-El ciervo en el pesebre de los bueyes
290-Las palomas, el milano y el halcón
291-La viuda y su oveja
292-El pastor y el mar
293-El asno, el gallo y el león
294-Los ríos y el mar
295-El asno juguetón
296-Los tres protectores
297-El lobo y los pastores cenando
298-El asno que cargaba una imagen
299-El viejo perro cazador
300-Las liebres y los leones


301-La gallina de los huevos de oro
302-El toro y el chivo
303-El asno y los saltamontes
304-Los monos bailarines
305-La montaña por dar a luz
306-El cuervo y el cisne
307-El caballo de guerra
308-El vientre y los miembros
309-El buey y la rana
310-El león moribundo
311-Los viajeros en la costa
312-El herrero y su perro
313-El asno y su sombra
314-El asno y sus amos
315-El roble y las cañas
316-El jabalí y la zorra
317-El pajarero, la perdiz y el gallo
318-El mono y los pescadores
319-El luchador y la pulga
320-El ratón y el toro
321-La liebre y el perro corredores
322-El caballero calvo
323-El toro, la leona y el cazador
324-Los árboles y el hacha
325-El asno y el viejo pastor
326-El arquero y el león
327-La avispa y la serpiente
328-La rosa y el amaranto
329-El toro y el ternero
330-El venado, el lobo y la oveja
331-La zorra y el erizo
332-El águila, la gata y la cerda salvaje
333-El ladrón y el posadero
334-La serpiente y el águila
335-El cuervo y la jarra
336-El lobo y la zorra
337-El mono y el delfín
338-El caballo y el venado
339-El ladrón y el perro guardián
340-Los monos y los dos viajeros
341-La alondra y sus crias
342-La comadreja y los ratones
343-El joven en el río
344-El asno y el lobo
345-El pavo real y Hera
346-El lobo, la zorra y el mono
347-La mosca y la mula de transporte
348-El caballo y el asno
349-Los gansos y las grullas
350-Los perros y la zorra


351-El zapatero convertido en doctor
352-Hermano y hermana
353-Las avispas, las perdices y el agricultor
354-La casa del perro
355-Las aves, las bestias y el murciélago
356-La zorra y el león enjaulado
357-El búho y las aves
358-El trompetista tomado prisionero
359-El asno en la piel de león
360-El gorrión y la liebre
361-La pulga y el buey
362-Los dos bolsos
363-La gaviota y el cuervo
364-La zorra y la grulla
365-El asno y su comprador
366-La perra y sus cachorros
367-La alondra sepultando a su padre
368-El pastor y las ovejas
369-El saltamontes y el búho
370-Los dos soldados y el ladrón
371-Los arboles escogidos
372-El asno y el caballo
373-La Verdad y el viajero
374-El leon y la zorra en sociedad
375-El león y el águila
376-El bufón y el campesino
377-El cazador y el jinete ladrón
378-El hijo del rey y el león pintado
379-Las cabras y sus barbas
380-El camello y su conductor
381-El molinero, su hijo y su asno
382-El cuervo y la oveja
383-La perdiz y el cazador
384-La pulga y el hombre
385-Los viajeros y el árbol frondoso
386-El hombre rico y el curtidor
387-Las mulas y los ladrones
388-La pantera y los pastores
389-El asno y el caballo de guerra
390-El hombre calvo y la mosca
391-El aceituno y la higuera
392-El águila y el milano
393-El asno y su amo


Publi